Edificios con zonas para mascotas

Las mascotas son parte fundamental de la vida de las personas. Son un integrante más en las familias, por lo que incorporarlas en el diseño de espacios comunes de los edificios se hace totalmente necesario.

 

Por eso, en Norte Verde los espacios comunes están pensados para compartir con las mascotas, y desde hace un buen tiempo estamos diseñando espacios especialmente para ellas.

 

Esto es lo que hizo el laboratorio de Arquitectura, por ejemplo, con las zonas de lavados para mascotas. Sin necesidad de salir del edificio, los habitantes de algunos de nuestros proyectos podrán bañar a su mascotas en estos espacios especialmente diseñados para ello, que cuenta con suelo diferenciado, resistencia para agua tibia, basurero con dispensador de bolsa, bebedero y asiento de espera.

En la ciudad y la naturaleza, el desorden es positivo

La entropía urbana es diversidad, un desorden positivo que genera mayores oportunidades. Donde hay diversidad, hay más posibilidades de encontrar lo que estamos buscando.

Por ejemplo, en un barrio puramente residencial, será necesario moverse, salir del sector para poder comprar, estudiar, ir al doctor o lo que sea que necesitemos. Un barrio desordenado, en cambio, es uno donde convive lo residencial con el comercio y servicios.

Esto es a lo que debe apuntar la ciudad para ser más sustentable. De esta forma, disminuye la huella de carbono al promover menos recorridos en automóvil o transporte público, y mejora la calidad de vida de las personas, quienes tendrán todo, idealmente, a solo 15 minutos caminando o en bicicleta. Esta es la famosa “ciudad en 15 minutos”, tendencia mundial que usa la entropía urbana como base para llevarla a cabo.

Francisco Bascuñán Walker, Director Ejecutivo y Arquitecto de Norte Verde, dio una entrevista a Radio Pauta en la que habló de los beneficios que tiene la entropía urbana.

Para ver la entrevista completa, pueden hacer click en el siguiente link: https://www.pauta.cl/ciudad/ciudad-entropia-naturaleza-francisco-bascunan

¿Qué hacer con los retiros de fondos de AFP?

La semana pasada comenzaron las solicitudes para el tercer retiro de 10% de los fondos AFP. Si bien muchas personas ya los han utilizado, varias los tienen ahorrados por su cuenta, esperando la oportunidad para invertirlos de la mejor manera.

Pero, ¿cuáles son las mejores formas de invertir estos fondos?

Comprar propiedades es lejos una de las mejores formas de usar los ahorros, ya que tienen gran plusvalía en el tiempo y son una inversión bastante segura. Además, si se compra para arrendar, la propiedad se paga prácticamente sola y cuando el crédito hipotecario termina de pagarse, la propiedad se transforma en una buena fuente de ingresos, que mejora ostensiblemente los montos al jubilar, pudiendo transformarse, incluso, en una jubilación anticipada.

Por eso, sin duda este tercer retiro es una gran oportunidad, ya que se puede invertir como pie para una propiedad, y para quienes hayan ahorrado los primeros, les genera un flujo muy atractivo para colocar el pie de hasta 2 departamentos al contado.

Construir una mejor ciudad

En febrero celebramos un nuevo aniversario de la fundación de Santiago. Nuestra ciudad cumplió 480 años y es inevitable pensar cómo ha cambiado a través de los años o, mejor dicho, cómo la hemos ido interviniendo, para bien o para mal.  También debemos mirar lo que es imperativo mejorar para tener una mejor ciudad.

 

Desde su nacimiento hasta hoy, la capital ha tenido un sinfín de cambios urbanos, algunos de mayor aporte y más acertados que otros. No cabe duda, de que esta ciudad se ha vuelto más compleja en su planificación, habitabilidad, interacción social y, en general, en las dinámicas marcadas por el ritmo vertiginoso de una urbe globalizada, que muchas veces crece de manera poco armónica.

 

Es innegable que la expansión urbana de Santiago ha traído segregación social, desequilibrios territoriales y afectación medioambiental, entre otros problemas. Pero también hay aspectos positivos que reconocer, porque si bien hoy tenemos una ciudad mucho más congestionada, al mismo tiempo ofrece conectividad y buenos espacios públicos. Tenemos una ciudad más equipada en comercio, servicios, entretención. Pero no es suficiente.

 

Es necesario comprender que el panorama urbano también se ha ido modelando en respuesta a los nuevos estilos de vida de las personas y a la configuración de la familia. Ésta se ha reducido a un promedio de 2,43 hijos. También hay mayor cantidad de inmigrantes (1.492.522, según datos del INE 2019), por lo que las necesidades habitacionales seguirán aumentando. El efecto de la pandemia dejó un déficit habitacional de 600 mil hogares, según estimaciones del Ministerio de Vivienda, realidad que hay que atender con urgencia.

 

En este panorama, cabe preguntarse hacia dónde debieran caminar las políticas públicas en materia de planificación urbana, cómo las inversiones públicas y privadas pueden canalizar las nuevas dinámicas de la ciudad y cuáles debieran ser las prioridades en pos de superar la segregación territorial. Esta época contemporánea nos obliga a aprovechar el espacio urbano lo mejor posible y a tener claro que ya no es una opción crecer en extensión.

 

El desarrollo va creando nuevas urbanizaciones y hoy más que nunca tenemos la responsabilidad de diseñar ciudades más conscientes con las personas y el medio ambiente, donde la gente pueda vivir bien conectada, favoreciendo la preferencia por caminar o usar las redes de transporte. Se trata de mejorar los espacios públicos, áreas verdes, paseos peatonales, ciclovías y disminuir el uso del auto. Esto tiene solo ganancias: mejora la salud, contamina menos y genera menores costos tanto para la persona como para la ciudad en conjunto.

 

Es imperativo que este aspecto sea considerado en las intervenciones e inversiones tanto públicas como privadas. Las autoridades tienen que hacer su aporte y el sector privado también.  Todos estamos de acuerdo en que es urgente que las ciudades se desarrollen con una política sostenible y sustentable en el tiempo, avalada en antecedentes técnicos, sociales, ambientales y culturales, cuyo objetivo principal sea velar por la calidad de vida de sus habitantes.

 

Para que esta tarea se cumpla y todos podamos aprovechar las ventajas que produce el desarrollo, se necesita avanzar con rapidez y mejorar cosas. Por ejemplo, que las políticas públicas sean evaluadas conforme al bien común, y no a intereses particulares, yendo en el mismo sentido que las necesidades de vivienda de las personas; mejorar la coordinación entre diseño y regulación, que exista una autoridad técnica única que garantice la coherencia de los proyectos para ofrecer mejores condiciones habitacionales; que las nuevas normativas evalúen todas los efectos que tendrá su aplicación, aun cuando su objetivo final sea bueno, y, dejar de tenerle miedo a la densificación. Es posible densificar con diversidad, integrando diferentes estratos sociales en la planificación.

 

La deuda es de todos los actores involucrados, públicos y privados. Depende de nosotros cómo queremos seguir diseñando nuestra ciudad.

Los precios de viviendas siguen al alza

Los precios de las viviendas siempre van en aumento, pero desde hace algunos años esa alza comenzó a ser mayor.

Tras el estallido social de 2019 y el comienzo de la pandemia en 2020, la oferta comenzó a disminuir poco a poco, mientras que la demanda se mantuvo estable, por lo que los precios comenzaron a subir en mayor medida. Y con la entrada en vigencia de la ley de ductos y la ley de aporte al espacio público, ese aumento será mayor aún.

Este año, comenzó un plan de la CChC, aprobado por el gobierno, que permite a las obras privadas seguir operando aunque estén en zonas de cuarentena, siguiendo varios protocolos de seguridad. Esto ha permitido que las obras sigan avanzando, aunque sea con mayores costos.

Sin embargo, el rubro ahora se enfrenta a otro problema: la escasez de materiales y el alza de precios de ellos, debido a la poca oferta y alta demanda.

Con todo esto, se prevee una nueva alza de precios de las viviendas. Y no solo en Chile, sino en todo el mundo.

En los países de la OCDE, los precios subieron entre 2019 y 2020 un 5%, la mayor alza en 20 años. Además, las tasas hipotecarias están muy bajas.

Por eso, hoy, en plena pandemia, sigue siendo un buen momento para comprar, ya sea para vivir o para invertir.

Postventa online

Debido a la pandemia, muchos servicios y situaciones que se realizaban de manera presencial, hoy han mutado para poder realizarse a distancia. El servicio de postventa no se queda atrás.

En Norte Verde, nuestras solicitudes de postventa son online desde antes de la pandemia, pero hoy incorporamos, además, visitas telemáticas, en las cuales los propietarios envían imágenes o videos de la situación a resolver y, si quedan dudas, se agenda una videollamada. Esto ya que generalmente la primera visita es para validar el requerimiento y ver pasos a seguir, y esto se puede hacer perfectamente a distancia. En caso de que sea necesario una segunda visita, esta es presencial y se siguen los siguientes pasos para resolver la problemática en terreno.

El servicio de posventa tiene dos grandes aspectos: la de comunicación con los clientes, (recepción de solicitudes, acuerdos, coordinaciones y cierre de las solicitudes) que sin duda alguna deben estar e ir en vías de utilizar la tecnología digital, páginas web, apps y otros; con ello se ganará tiempo, trazabilidad y mejor registro de la información; y la otra es la de las soluciones o reparaciones mismas de las posventas, que obviamente no se pueden digitalizar, pero que, con los protocolos sanitarios que se han incorporado en los últimos meses, creemos que sin duda tendrán un cambio en la forma de realizarse, con protocolos que permanecerán aún cuando no estemos en pandemia.

¿Qué son los edificios multifamily?

Los edificios multifamily o para renta son aquellos comprados por completo por inversionistas, quienes lo arriendan, ya sea para residencia u oficinas.

Esta tendencia comenzó en Estados Unidos hace varios años, y en Chile, aunque llegó hace no mucho tiempo, ya hay 70 de estos edificios, principalmente en la Región Metropolitana.

En nuestro país, los inversionistas de estos edificios (personas de alto patrimonio, inmobiliarias, family office) se animan a invertir en este modelo principalmente por tres razones: el alza de precios de las viviendas, que hace a muchos muy difícil la compra de una vivienda propia, por lo que optan por arrendar; el crecimiento demográfico en Santiago, con la consecuente alza de la demanda por viviendas; y la ola migratoria.

Para los arrendatarios, hay varios beneficios: la comunidad suele ser más ordenada, ya que cuentan con una administración que está al tanto del funcionamiento de todo el edificio; y las instalaciones, tanto privadas como espacios comunes, tienden a mantenerse en excelentes condiciones, ya que los dueños del edificio tienen equipos de trabajo especiales para resolver cualquier problemática que se de en ellos.

Rescatamos mural de Venus

La preservación del arte e identidad de barrio nos mueve en Norte Verde, es por esto que apoyamos una gran iniciativa de preservación, diseño y creación artística de la mano de los artistas urbanos Grin (Víctor de la Fuente) y Pixel Art (Jorge Campos), ambos de destacada trayectoria en Chile y a nivel internacional.

El desafío que asumieron fue rescatar el mural de mosaico de Venus, que iba a ser destruido por la demolición del edificio donde estaba inserto, en las calles Curicó con Fray Camilo. Hacerlo fue toda una odisea, ya que tuvieron que desarmarlo para poder sacarlo del muro donde estaba. Una vez en el taller, realizaron un trabajo exhaustivo para armarlo nuevamente, y luego lo trasladaron a su nuevo hogar, la fachada de nuestro “Edificio Céntrico”, donde, una vez montado, afinaron detalles e intervinieron su fondo con “una reinterpretación de los bajos relieves que se solían hacer en la arquitectura clásica, pero de forma más moderna. La idea era darle un espacio de tridimensionalidad, que se mezcle con la perspectiva del edificio”, comenta Grin.

“Al principio pensé que la Venus se iba a perder, pero gracias a esta iniciativa pudimos rescatarlo y ahora el mural destaca por una gran ubicación y visibilidad. Es difícil que las inmobiliarias en general le den valor al arte y Norte Verde fue la excepción, tuvimos muy buena recepción y eso es gratificante y se valora”, señala Pixel Art, quien expone constantemente en Paris y en Chile ha realizado varias obras, como en el Jardín Mallinkrodt y Patio Bellavista.

Una gran colaboración entre 2 grandes artistas del arte urbano de Santiago y el mundo.

La ciudad en 15 minutos

Además de vivir con plantas, otra tendencia que afortunadamente se está imponiendo en todo el mundo es la que propone la ciudad en 15 minutos. ¿Qué significa esto?

Que todos los servicios que necesitamos estén a no más de 15 minutos desde nuestro hogar. Y es más: idealmente, esos 15 minutos deben ser caminando o en bicicleta.

Hoy estamos muy acostumbrados a transitar largos trayectos para ir de un lugar a otro: de la casa al trabajo, al colegio, a la universidad, al supermercado, y así. Pero esto impacta negativamente en nuestra calidad de vida. Debido a las largas distancias, solemos hacer estos trayectos en auto, lo cual tiene una enorme huella de carbono y trae, además, un estilo de vida sedentario.

La ciudad en 15 minutos es más ecológica y promueve una mejor calidad de vida para todos quienes la habitan. Es por esto que Paris y algunas ciudades de Dinamarca, por ejemplo, ya la están implementando. Esto se logra haciendo que más calles sean peatonales y cambiando los planes reguladores, densificando de forma inteligente para que todos los barrios sean diversos en sus usos.

En Chile, aún nos falta camino por transitar para llegar a ser una ciudad en 15 minutos, pero esa debe ser la meta. Para ello, es fundamental que todas las políticas se enfoquen en el diseño esta ciudad del futuro más amigable e inteligente.

Vivir con plantas

Los beneficios de vivir con plantas son numerosos. Muchas personas las incorporan dentro de sus hogares y les dedican todos los cuidados necesarios para mantener a estos maravillosos seres vivos en óptimas condiciones.

En 2020, debido a la pandemia, comenzó a agarrar más fuerza aún la tendencia de vivir con plantas, ya que muchos se encontraron viviendo las cuarentenas en soledad, y vivir con plantas les daba mayor energía y estabilizaba su estado anímico en esos complejos días.

Existen plantas purificadoras de aire, otras que ayudan a controlar la temperatura y todas siempre alegran solo por su belleza. Está comprobado que estar en contacto con la naturaleza ayuda a bajar los niveles de estrés, mejorando la calidad de vida de las personas.

Es por eso que esta tendencia se mantendrá incluso sin pandemia, y es importante potenciarla para que se haga de forma responsable y cuidadosa.