Influencia del color en tu hogar

Los colores tienen efecto en cómo nos sentimos y reaccionamos ante determinadas situaciones. Cada color está asociado a un estado de ánimo, una personalidad y a un mensaje relacionado a la decoración; estos influyen directamente en nuestras percepciones.

La principal división es entre colores cálidos y fríos. Los colores cálidos, con la gama de colores tierra, tienen un efecto estimulante, son alegres y activos. En su tonalidad más clara son acogedores, amigables, entregan luminosidad y amplitud a los espacios. Por eso, suelen usarse en espacios comunes del hogar. En su gama más oscura, pueden dar un efecto reductor de espacios, pero también podemos mezclar tonalidades y así tener todos los beneficios en nuestra casa.

En cuanto a los colores fríos, como el azul, son buenos para zonas de descanso ya que transmiten serenidad. Hay otros, como el verde, que nos ayudan a combatir el estrés o a estimular nuestra creatividad, pero esta gama en particular nos ayuda en la concentración, representan confianza y seguridad, además de un estilo moderno para nuestros ambientes.

Sin embargo, es importante destacar un color más: el blanco. Este será el mejor aliado para decorar debido  su versatilidad, apoyando cualquiera de las dos gamas.

Dentro de esto surge una gran duda: ¿se pueden combinar colores cálidos y fríos en un mismo espacio?

Todo depende de lo que queramos transmitir. Puedes usar colores fríos como el turquesa para las paredes, y colores cálidos como el naranjo para la decoración. Independiente de la combinación de colores que puedas escoger, siempre estarás transmitiendo un mensaje y plasmando tu personalidad.

Agrandar los espacios usando el color

¿Sabían que el uso del color de forma estratégica puede ayudar a que los espacios se vean mucho más grandes?

 

Colores claros en muebles y paredes

El usar colores claros hace que refleje de mejor forma la luz, por lo que efectivamente ayuda a que un espacio se perciba más amplio. ¡No todo tiene que ser blanco! Podemos jugar con distintos tonos claros o pasteles que realizan el mismo efecto.

 

Colores fríos versus colores cálidos

Por efectos sensoriales de nuestra mente, creemos que los colores fríos alejan los objetos y los cálidos los acercan. Esto se produce por la frecuencia de onda que tiene cada color, así que si utilizamos colores fríos podemos conseguir que un espacio se sienta más largo o más profundo.

Estos dos conceptos son los principales al momento de pensar en los colores para pintar un espacio. De igual forma se pueden complementar con contraste de objetos claros sobre lugares oscuros, y pintando con dos tonos las paredes y blanco en el techo para generar el efecto de amplitud.

Aplicando estas técnicas de diseño podrás aprovechar de mejor manera tus espacios.