Instalamos el primer puente de doble altura en un edificio residencial en Chile

 
El icónico puente de doble altura de Ñuñoa Vida, que une ambas torres habitacionales y aloja los espacios comunes del edificio, ya está instalado.

Más de un año de preparación, dos meses de planificación y dos días completos de trabajo se necesitaron para montar la estructura a 30 metros de altura. La instalación del puente, que mide 4,5 metros de ancho y 7,5 metros de alto, fue todo un desafío.

“Se requirió un esfuerzo importante de coordinación entre las distintas áreas de diseño, arquitectura y construcción. Finalmente se decidió que el puente tuviera una estructura metálica liviana, transparente y con elementos de hormigón, y debía ser montado completamente a nivel de piso para luego encajarlo entre ambas torres. Era la forma más segura y, a la vez, rápida”, afirmó José Ignacio Maturana, Gerente a cargo del proyecto.

El puente de dos pisos une ambas torres residenciales, que se encuentran separadas por 20 metros en un terreno superior a los 6.300 m2. Fue concebido como un lugar de encuentro, por lo que alojará los espacios comunes del edificio.

En la primera planta tendrá un gimnasio, que disfrutará de vista panorámica a la ciudad, mientras que en la segunda tendrá un sector lounge con salida a un quincho y piscina.