Un gueto vertical NO es un barrio vertical: Esta es la diferencia

 

Las ciudades siguen siendo un polo de atracción para las familias contemporáneas. Los datos de la ONU ratifican que para el 2030 el 80% de la población de Latinoamérica vivirá en las urbes y cuando se trata de Santiago de Chile se prevé que la población sobrepasará los 10 millones.

Esta situación ha hecho que surjan buenas y malas prácticas como respuesta a la excesiva demanda que existe de viviendas en el gran Santiago e incluso en otras zonas del país.

Guetos verticales

Es sabido, que una de las practicas que surgieron sin control y que se han transformado en la pesadilla de muchos son los guetos verticales, ese tipo de construcciones que concentran numerosas viviendas en altura generando hiperdensidad, muchos arrendatarios, ruina prematura del edificio y un efecto negativo en su entorno.

Este tipo de construcciones son el resultado de intentar una solución descriteriada en un territorio segregado y que involucra decisiones políticas y económicas, que redundan en una pérdida del estado de bienestar y la calidad de vida de las personas, quienes intentan con desesperación acceder a una oferta que se ve encarecida, poco regulada y con falta de eficiencia.

Si bien la palabra gueto tiene connotaciones raciales, cuando en Chile se aplica este tipo de terminología refiriéndose a un tipo de construcción de vivienda, lo que se busca es resaltar la marginación en la que viven su día a día las personas que pagan por este tipo de departamentos, haciéndoles caer en un círculo de empobrecimiento, incomodidad y un aprovechamiento de la escasez de oferta que ha obligado a los chilenos  a bajar sus expectativas por intentar acceder a un espacio que no los margine de los centros urbanos.

Seamos claros: un gueto vertical limita la calidad de vida de sus habitantes, hace prácticamente imposible el mantenimiento del edificio y carece de garantías de solvencia en la inversión a largo plazo.

Barrio Vertical

Como respuesta a la alta demanda de viviendas, en Norte Verde hemos diseñado una respuesta consciente, que busca mejorar la calidad de vida de las personas que nos elijan como su vivienda y que genera un impacto positivo en el lugar en donde se emplazan nuestros proyectos, beneficiando a la ciudad y la comunidad.

¿Qué implica diseñar un barrio vertical?

1.- Edificios más humanos: Es muy importante para una buena convivencia y calidad de vida, tratar de vivir en un edificio de baja densidad, menor cantidad de hogares y/o departamentos.  Norte Verde apela a una mejor calidad de vida y como tal realiza proyectos espaciosos, poco densos y siempre integrando áreas verdes, tratando de no sobrepasar las densidades de nuestros antiguos barrios.

2.- Espacios comunes pensados como puntos de encuentro o plazas de barrio: Los gastos comunes suelen incrementarse por instalaciones que poca gente usa y son difíciles de administrar y mantener.  Norte Verde ofrece espacios comunes ambientados para mejorar la calidad de vida, ya sea con árboles y naturaleza, o con vista en terrazas panorámicas. Lugares de encuentro agradables para conversar y pasar un buen momento.

3.- Plusvalía de la Inversión: Ofrecemos ubicaciones privilegiadas y diseños de vanguardia que aseguran una inversión a largo plazo y que son fáciles de mantener en el tiempo, adelantándose a los tiempos que vienen. La exclusividad siempre va acompañada de plusvalía.

4.- Proyectos más Verdes: Tenemos el desafío de lograr diseños más verdes, en armonía con el medio ambiente e incorporando criterios más sustentables. La incorporación de jardines y arboles como parte de la estructura es un sello en nuestros edificios.

5.- La importancia de la Luz Natural: En Norte Verde tenemos el especial cuidado de diseñar los pasillos con luz natural y hacer de la llagada a tu hogar una sensación de tranquilidad y calidad merecida.  Mantenemos diseños en donde la luz natural es protagonista y que dotan de calidez a tu cotidianidad, ayudando también a ahorrar energía.

6.- Departamentos para la vida contemporánea: Los tiempos cambian y las familias actuales se constituyen con menos integrantes, pero con miembros más activos socialmente. Norte Verde reflexiona constantemente en las nuevas formas de vivir y las traduce en espacios pensados para compartir las actividades con la pareja, para cocinar integrados a la familia y para trabajar a distancia, optimizando los espacios interiores y creando atmosferas más favorables para vivir mejor. 

7.- La Seguridad de una comunidad reducida. “Todos nos conocemos”. El hecho de que sea una comunidad pequeña facilita los acuerdos para mantener el estándar de seguridad requerido y reduce la posibilidad de que desconocidos ingresen en el exclusivo círculo de vecinos. Lo anterior se puede complementar con las tarjetas de acceso personalizadas para cada propietario, incorporando un grado más de seguridad al edificio.

 

Escrito por: Andrea Peña